11 de Febrero - Jueves, Nuestra Señora de Lourdes

1ª Lectura (Is 66,10-14)

 

Lectura del primer libro del profeta Isaías

 

Alégrense con Jerusalén, gocen con ella todos los que la aman, alégrense de su alegría todos los que por ella llevaron luto, para que se alimenten de sus pechos, se llenen de sus consuelos y se deleiten con la abundancia de su gloria. Porque dice el Señor: “Yo haré correr la paz sobre ella como un río y la gloria de las naciones como un torrente desbordado. Como niños serán llevados en el regazo y acariciados sobre sus rodillas; como un hijo a quien su madre consuela, así los consolaré yo. En Jerusalén serán ustedes consolados. Al ver esto se alegrará su corazón y sus huesos florecerán como un prado. Y los siervos del Señor conocerán su poder”.

 

Palabra de Dios.

A Te alabamos, Señor.

 

 

Salmo responsorial

 

R Tú eres la honra de nuestro

pueblo.

 

L Que el Altísimo te bendiga, más

que a todas las mujeres de la tierra.

Bendito sea el Señor, creador de

cielo y tierra /R

 

L Hoy el Señor te ha engrandecido

tanto, que no dejarán de alabarte

aquellos hombres que se acuerden en

la tierra del poder de Dios /R (Jdt 13).

 

 

Aclamación antes del Evangelio

 

R Aleluya, aleluya. Dichosa tú, santísima Virgen María, que has creído, porque se cumplirá cuanto te fue anunciado de parte del Señor. R Aleluya (Lc 1, 45)

 

 

Evangelio (Jn 2,1-11)


Lectura del santo Evangelio según san Juan. A Gloria a ti, Señor

 

En aquel tiempo, hubo una boda en Cana de Galilea, a la cual asistió la madre de Jesús. Este y sus discípulos también fueron invitados. Como llegará a faltar el vino, María le dijo a Jesús: “Ya no tienen vino”. Jesús le contestó: “Mujer, ¿qué podemos hacer tú y yo? Todavía no llega mi hora”. Pero ella dijo a los que servían: “Hagan lo que él les diga”. Había allí seis tinajas de piedra, de unos cien litros cada una, que servían para las purificaciones de los judíos. Jesús dijo a los que servían: “Llenen de agua esas tinajas”. Y las llenaron hasta el borde. Entonces les dijo: “Saquen ahora un poco y llévenselo al mayordomo”. Así lo hicieron, y en cuanto el mayordomo probó el agua convertida en vino, sin saber su procedencia, porque sólo los sirvientes la sabían, llamó al novio y le dijo: “Todo mundo sirve primero el vino mejor, y cuando los invitados ya han bebido bastante, se sirve el corriente. Tú, en cambio, has guardado el vino mejor hasta ahora”. Esto que hizo Jesús en Cana de Galilea fue la primera de sus señales milagrosas. Así mostró su gloria, y sus discípulos creyeron en él.

 

Palabra del Señor.

A Gloria a ti, Señor Jesús.

 

LA PALABRA EN TU VIDA
Dichoso el vientre de la Virgen María, que llevó al Hijo del eterno Padre (Cfr. Lc 11, 27).


 
Nuestras Intenciones
Intenciones del Papa
Intención General:
Experimentar la misericordia de Dios. Para que todos expe-rimentemos la misericordia de Dios, que no se cansa jamás de perdonar.
Intención Misional:
La familia. Para que las familias, de modo particular las que sufren, encuentren en el nacimiento de Jesús un signo de segura esperanza

Mándanos tus Comentarios
 
 
 
 
© Sociedad de San Pablo. Todos los derechos reservados. Venezuela 2011.