Miércoles Santo, Conmemoración del Nazareno de San Pablo
Lectura del libro del profeta Isaías

En aquel entonces, dijo Isaías: “El Señor me ha dado una lengua ex-perta, para que pueda confortar al abatido con palabras de aliento. Mañana tras mañana, el Señor despierta mi oído, para que escuche yo, como discípulo. El Señor Dios me ha hecho oír sus palabras y yo no he opuesto resistencia, ni me he echado para atrás.

 

Ofrecí la espalda a los que me golpeaban, la mejilla a los que me tiraban de la barba. No aparté mi rostro a los insultos y salivazos.

 

Pero el Señor me ayuda, por eso no quedaré confundido, por eso endureció mi rostro como roca y sé que no quedaré avergonzado. Cercano está de mí el que me hace justicia, ¿quién luchará contra mí? ¿Quién es mi adversario? ¿Quién me acusa? Que se me enfrente. El Señor es mi ayuda, ¿quién se atreverá a condenarme?”

 

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.

 

 

Salmo responsorial

(Sal 68).

R Por tu bondad, Señor, socórreme.

 

Por ti he sufrido injurias y

la vergüenza cubre mi semblante.

Extraño soy y advenedizo,

aun para aquellos de mi propia sangre;

pues me devora el celo de tu casa,

el odio del que te odia, en mí recae /R

 

La afrenta me destroza el corazón y

desfallezco. Espero compasión y

no la hallo; consoladores,

y no los encuentro.

En mi comida me echaron hiel,

para mi sed me dieron vinagre /R

 

En mi cantar exaltaré tu nombre,

proclamaré tu gloria, agradecido.

Se alegrarán al verlo los que sufren,

quienes buscan a Dios tendrán más ánimo,

porque el Señor jamás desoye al pobre,

ni olvida al que se encuentra encadenado /R



Evangelio

(Mt 26,14-25)

Lectura del santo Evangelio según san Mateo

Gloria a ti, Señor

 

En aquel tiempo, uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, fue a ver a los sumos sacerdotes y les dijo: “¿Cuánto me dan si les entrego a Jesús?” Ellos quedaron en darle treinta monedas de plata. Y desde ese momento andaba buscando una oportunidad para entregárselo. El primer día de la fiesta de los panes Ázimos, los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron: “¿Dónde quieres que te preparemos la cena de Pascua?” Él respondió: “Vayan a la ciudad, a casa de fulano y díganle: ‘El Maestro dice: Mi hora está ya cerca. Voy a celebrar la Pascua con mis discípulos en tu casa’”. Ellos hicieron lo que Jesús les había ordenado y prepararon la cena de Pascua. Al atardecer, se sentó a la mesa con los Doce y mientras cenaban, les dijo: “Yo les aseguro que uno de ustedes va a entregarme”. Ellos se pusieron muy tristes y comenzaron a preguntarle uno por uno: “¿Acaso soy yo, Señor?” Él respondió: “El que moja su pan en el mismo plato que yo, ése va a entregarme. Porque el Hijo del hombre va a morir, como está escrito de él; pero ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre va a ser entregado! Más le valiera a ese hombre no haber nacido”. Entonces preguntó Judas, el que lo iba a entregar: “¿Acaso soy yo, Maestro?” Jesús le respondió: “Tú lo has dicho”.

 

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

LA PALABRA EN TU VIDA
¿Cómo reaccionas, cuando te injurian o recibes malos tratos?


 
Nuestras Intenciones
Intenciones del Papa
Intención General:
Intención Misional:

Mándanos tus Comentarios
 
 
 
 
© Sociedad de San Pablo. Todos los derechos reservados. Venezuela 2011.